HORA DE OPINION – Una multitud bailó al ritmo de Jerusalema en el festival de las emociones