HORA DE OPINION – Una fiesta en Winifreda con alcohol y destrozos