HORA DE OPINION – Un cráter al lado de otro