HORA DE OPINION – Un caño casi le arranca la oreja