HORA DE OPINION – Reparación de legajos de prescindidos: la satisfacción por un justo reconocimiento