HORA DE OPINION – Los dos pacientes con hepatitis de origen desconocido atendidos en el Garrahan tenían adenovirus F41