HORA DE OPINION – La Pandemia, como el diluvio, inundó los hormigueros