HORA DE OPINION – «El olvido como herramienta pedagógica de la injusticia naturalizada»