HORA DE OPINION – «El dióxido de cloro de ninguna manera está diseñado para ingerir», advierte la Sociedad Argentina de Pediatría