HORA DE OPINION – De la cancha al banco sin escalas: los que dejaron de jugar y fueron inmediatamente directores técnicos