HORA DE OPINION – Centrales obreras y movimientos sociales rechazaron la especulación y reclamaron un nuevo contrato social