HORA DE OPINION – Una nena de cinco años está internada en terapia intensiva por la bacteria streptococcus pyogenes