HORA DE OPINION – Una multitud entre fuego y costillares