HORA DE OPINION – Una estocada a la república