HORA DE OPINION – Un caso que se convirtió en un Congreso de Paranoicos