HORA DE OPINION – Son millonarios y la culpa es de los trabajadores que miran para otro lado