HORA DE OPINION – Senegal, el paraíso sexual de las abuelas europeas