HORA DE OPINION – Registro Único Tributario: rumbo al ADN de los contribuyentes