HORA DE OPINION – Rector y Decanos: ¡pónganse colorados, por favor!