HORA DE OPINION – Reconocer su existencia no significa estigmatizar. Los niños son víctimas y nadie se hace cargo