HORA DE OPINION – Pablo Alborán y Fher, de Maná, y una emotiva versión de un hitazo