HORA DE OPINION – Nuevas generaciones perdidas en un país rico