HORA DE OPINION – No es la linea D: el subte de New York se convirtió en una cascada artificial