HORA DE OPINION – Mundos íntimos. Me miran como a un condenado por haber quedado paralítico pero, en el fondo, mi vida no cambió tanto