HORA DE OPINION – Maradona no era un atleta, sino un baílarín en botines que encarnaba la magia del juego