HORA DE OPINION – Los chicos del oeste también disfrutan del Pro Vida