HORA DE OPINION – La vida es dura fuera de la cancha