HORA DE OPINION – La venta de personas financia el terrorismo