HORA DE OPINION – La torpeza de validar la inacción.