HORA DE OPINION – La primera lista de Scaloni