HORA DE OPINION – La política y su fábrica de pobres