HORA DE OPINION – La noche de magia en la que perdimos a un mago