HORA DE OPINION – La cultura impotente y anarquista de los piquetes