HORA DE OPINION – Entre la voracidad de los empresarios y el falso populismo de los gobernantes, la triste realidad