HORA DE OPINION – El Lobo se comió al Halcón