HORA DE OPINION – El invierno europeo, cada vez más brutal