HORA DE OPINION – El insólito error de vestuario de ATAV