HORA DE OPINION – El hambre es una línea que no se puede cruzar