HORA DE OPINION – Cuando la pobreza se convierte solo en un número