HORA DE OPINION – Copa de la Superliga: ceros por acá… ceros por allá