HORA DE OPINION – Antes del bombardeo, Siria había recuperado un terreno que estaba controlado por rebeldes