HORA DE OPINION – A Rusia, con el mesías